lunes, 12 de enero de 2009

El idioma finlandés (y 2)


Capítulo anterior (1)
______________________



En el presente post abordaremos dos cuestiones prácticas sobre la lengua finesa, la pronunciación y la entonación.

La pronunciación puede sorprender al hispanoparlante porque muchos de los valores fonéticos del finés son muy próximos al del español. Incluso uno puede escuchar una conversación en finés y creer que se ha dicho algo en nuestro idioma. Muchas palabras escritas o habladas pueden parecerlo incluso(si ustedes pueden disponer de un diccionario finés y español pueden descubrir decenas de palabras "españolas" que en realidad no tienen nada que ver, por ejemplo, "pako", significa "la huida"). Lo cierto es que, hasta donde se sabe, no tiene una causa definida, y no deja de ser una curiosidad útil para el que quiera hablar la lengua nórdica.

Otra particularidad sin embargo es de signo contrario: hay letras, consonantes para ser más preciso, que no existen en el finlandés salvo en extranjerismos, es decir, no existían en el finés primordial, y hoy sólo existen como incorporaciones al mismo. Si las incorporaciones son más antiguas pueden haber sufrido un fenómeno de adaptación (por ejemplo "pekoni" procede del inglés "bacon"). Esto hace que un buen fragmento del diccionario finés sea excaso, en especial de la b a la g. Enumeraremos primero las consonantes más propias del finés, por ser lógicamente las más habituales y las que ustedes deberían aprender antes:

h - aspirada como en inglés "hot" o el alemán "Hand" . Puede estar al final de sílaba detrás de vocal, como en "Pohjola", en cualquier caso siempre se aspira (en estos casos suena parecida a las eses finales en hablas andaluzas)
j - con el valor de consonante siempre, muy semejante a la y española en "yermo"
k - como en español
l - ligeramente palatizada como el inglés "call" o la l catalana
m - como en español
n - como en español
ng - como el mismo grupo en inglés ("doing"), aunque algo más intenso y largo, como en sueco (posiblemente
proceda del sueco, pero está completamente incorporada)
p - como en español
r - como en español
s - como en español
t - como en español
v - como en francés, inglés, italiano...

Las consonantes de extranjerismos:
b - como en español
c - como la s en español
d - como en español, fue introducida hace unos pocos siglos y se encuentra más frecuentemente
f - como en español
g - como la g suave del español de "gato"
q - como en español
w - en grafías antiguas (antes del siglo XIX) era equivalente a v,
siguiendo el uso sueco - procedente a su vez de Alemania -, puede encontrarse en algún nombre. En extranjerismos se respeta tal y como venga del idioma original o bien se ha trasformado en v como en "viski"
z - equivale a ts, como en italiano en el interior de palabra

Una peculiaridad: las consonantes que se escriben dobles se pronuncian dobles, como en italiano, inclusive la rr en el interior de palabra.

Al igual que puede suceder en español, en grupo np se pronuncia mp aunque se escriba como el primer caso.

Vocales

En esto hay una buena noticia y una mala para los hablantes de español: por una parte nuestras cinco vocales son también las mismas en finlandés. Por otra existen otras tres vocales completamente ajenas, además de un aspecto distintivo muy importante: las vocales escritas dobles (aa, ee...) son vocales largas, que no existen en español (pero sí en otros idiomas como en el inglés "door" o el alemán "froh").

De esta combinación nos quedan 16 vocales en total:

a, e, i, o, u - como en español
ä - un sonido intermedio entre a y e (se ponen los labios en posición de a y se pronuncia e), como
la a del inglés "hand" o la ä del alemán "Hände"
ö - un sonido intermedio entre o y e (se ponen los labios en posición de o y se pronuncia e), como
como la ö alemana o la eu francesa
y - un sonido intermedio entre u e i, (se ponen los labios en posición de u y se pronuncia i),
como la u francesa o la ü alemana

aa, ee, ii, oo, uu, ää, öö, yy - los mismos sonidos pero largos

La letra å forma parte del alfabeto finés, pero es una letra de origen sueco y sólo se encuentra en nombres y apellidos suecos o de origen sueco, como en "Åland". Se pronuncia como un sonido entre a y o, poniendo los labios en posición de a y pronunciando o, si bien el sonido debe provenir del interior de la garganta.

Muy importante es la pronunciación correcta de consonantes dobles y vocales largas, ya que muchas palabras se diferencian sólo en estos sonidos. En un ejemplo clásico: "taka" equivale a nuestro prefijo "tras", "takka" significa "lugar del fuego", "takaa" es "de detrás" y "taakka" es "quemado". De hecho uno puede distinguir perfectamente que estamos ante un texto finés (aunque quizá lo podamos confundir con el estonio, muy similar) por la cantidad de vocales y consonantes repetidas...

No existe el hiato en finés, es decir, todo conjunto de dos vocales diferentes (o tres) se pronuncia como diptongo, en un sólo golpe de voz. La pronunciación, una vez que se tiene en cuenta esto, es fácil a un hispanoparlante siempre que no pronuncie relajadamente, ya que en el habla española más coloquial no se separan nítidamente. En finés se deben pronunciar en un sólo golpe de voz, separadas pero no independientes, y con la primera más destacada.

Entonación

Es muy característica del idioma: siempre es regular y rítmica, la propia distribución de vocales cortas y largas hacen del finés una lengua muy musical. Pero al tiempo es monótona, ya que no existe variaciones entre exclamaciones, interrogaciones, etc., (son funciones asumidas por giros gramaticales).

Recordamos que el acento va invariablemente en la primera sílaba, con acento secundario si nos encontramos ante una palabra compuesta.

La entonación característica y prácticamente única es descendente, a veces dejando caer la última palabra significativa. Esto hace que a nuestro oídos el finés suene melancólico, en especial por la gran eufonía que presenta, dándole un tono muy especial y, repitamos, muy musical.

El carácter tan peculiar de la entonación incide mucho en la propia música finlandesa, y se encuentra tanto en el folclore (las fórmulas descendentes son las habituales) como en la propia música de Sibelius, que proyecta estas características en muchas de sus melodías (una típica cadencia melódica III-II-I [fa-mi-re, por ejemplo], y la quinta descendente también muy habitual). Otras características de la rítmica del finlandés también tienen correspondencia en la música, como la abundancia de cadencias "femeninas" (terminadas en parte débil), o la separación de diptongos para introducir notas de adorno o melismas.

En el finlandés coloquial, sobre todo en el más juvenil, existe una mayor variedad de entonaciones al relajarse más las funciones gramaticales.

En fin, que si ustedes tienen interés, podrán adquirir la destreza para pronunciar el finés muy rápidamente, sobre todo si manejan algún idioma extranjero con el que haya algún paralelismo más. Otra cosa es aprender a pronunciar con soltura, que puede costar mucho más. Pero en este blog queríamos dar unas nociones con las que los nombres fineses y los textos que desfilarán por aquí les resulte más fácil de asumir. Sin duda que con un mínimo de interés lo serán.

En nuestro siguiente post hablaremos del Kalevala, el texto de raíces mitológicas que más ha influido dentro de Finlandia, además del más conocido fuera de sus fronteras, y del que procede la inspiración y el texto para el "Kullervo" opus 7 de Jean Sibelius.

No hay comentarios: