miércoles, 21 de enero de 2009

Kullervo (8): V. La muerte de Kullervo (texto)

El último movimiento de Kullervo emplea de nuevo la voz, en este caso el coro, que vuelve a su papel de narrador. El texto está extraído del canto 36: 297-346 del Kalevala, sin ninguna alteración. El texto y su traducción, que describen el final del héroe, se transcribe a continuación:

5. Kullervon kuolema

Kuoro:
Kullervo, Kalervon poika,
otti koiransakeralle,
läksi tietä telkkimähän,
korpehen kakoamahan.

Kävi matkoi vähäsen,
astui tietä jikkaraisen;
tuli tuolle saarekselle,
tuolle pailalle tapahtui,
kuss' oli piian pillannunna,
turmellutemonsa tuoman.
Siin'itki hana nurmi,
aho armihin valitti,
nuoret heinät helliteli,
kuikutti kukat kanervan
tuota päan pillamusta,
emon tuoman turmelusta.

Eikä moussut nuori heinä,
kasvanut kanervan kukka,
ylennyt sijalla sillä,
tuolla paikalla pahalla,
kuss' oli piian pillannunna,
emon tuoman turmellunna.

Kullervo, Kalervon poika,
tempasi terävän miekan,
katselevi, kääntelevi,
kyselevi, tietelevi,
kysyi mieltä miekaltansa,
tokko tuon tekisi mieli
syöä syylistä lihoa,
viallista verta juoa.
Miekka mietti miehen mielen,
arvasi uron pakinan,
vastasi sanalla tuolla:
"miks'en söisi mielelläni,
söisi syylistä lihoa,
viallista verta joisi?
Syön lihoa syyttömänki,
juon verta viattomanki."

Kullervo, Kalervon poika,
sinisukka äijön lapsi,
pään peltohon sysäsi,
perän painoi kankahasen,
kären käänti rintahansa,
itse iskihe kärelle.
siihen surmansa sukesi,
Kuolemansa kohtaeli.

Se oli surma nuoren miehen,
kuolo Kullervo urohon,
loppu ainakin urosta,
Kuolema kovaosaista.
_____

5. Muerte de Kullervo

Coro:
Kullervo, el hijo de Kalervo,
con el perro negro a su costado,
condujo sus pasos a través de los árboles del bosque,
allí donde el bosque se espesaba.

Pero al poco de andar,
al comienzo de su camino,
cuando hubo alcanzado un trecho del bosque,
reconoció la mancha ante él,
donde él había seducido a la muchacha,
a la niña de su madre había deshonrado.
Allí la suave hierba estaba llorando,
la encantadora mancha lamentando,
la joven hierba gimiendo,
las flores de la llanura sollozando,
por la ruina de la muchacha,
por la destrucción de la niña de su madre.

Ni la joven hierba brotaba,
ni las flores de la llanura se expandían,
ni la mancha se cubría
donde la fechoría sucedió,
donde él había seducido a la muchacha,
a la niña de su madre había deshonrado.

Kullervo, el hijo de Kalervo,
desenvainó la afilada espada que llevaba,
la miró, la giró,
la cuestionó, la interrogó,
preguntó la opinión de la espada,
y la dispuso para abatirse,
para devorar su culpable cuerpo,
para tragarse su maligna sangre.
Entendió la espada su pensamiento,
entendió la pregunta del héroe,
y le respondió así:
"¿por qué no habría, si mi corazón lo desea,
por qué no debería devorar tu carne,
beber tu sangre tan maligna,
yo, que he comido carne de inocentes,
he bebido la sangre de aquellos que no pecaron?"

Kullervo, el hijo de Kalervo,
el muchacho de las calzas azules,
en el suelo agarró el mango,
en la llanura hundió la empuñadura,
volvió la punta contra su pecho,
sobre la punta se arrojó.
De este modo encontró la muerte que había deseado,
se condenaba a sí mismo a la destrucción.

He aquí que el joven hombre pereció,
murió Kullervo el héroe,
la vida del héroe acabó
murió el héroe infeliz.
______________

Capítulo 1: historia completa en el Kalevala
Capítulo 2: Sibelius compone su sinfonía "Kullervo" (1891-92)
Capítulo 3: I. Introducción
Capítulo 4: II. La juventud de Kullervo
Capítulo 5: III. Kullervo y su hermana (texto)
Capítulo 6: III. Kullervo y su hermana (análisis)
Capítulo 7: IV. Kullervo va a la guerra
Capítulo 9: V. La muerte de Kullervo (análisis)
Capítulo 10: la historia posterior a su estreno
Capítulo 11: valoración global de la obra
Capítulo 12: discografía

No hay comentarios: