lunes, 22 de diciembre de 2008

Una pequeña introducción al idioma sueco (II)


[El capítulo anterior]

El sueco es un idioma de la familia indoeuropea, clasificado dentro de las lenguas germánicas (alemán, inglés, holandés, sajón, noruego, etc. ...), situado muy cerca, tanto lingüística como culturalmente, del noruego, del islandés y en menor medida del danés.

Para un hispanohablante es una lengua extraña, si bien dado su origen indoeuropeo no nos ha de extrañar el poder encontrar palabras similares como "du" ("tú"), "tre" ("tres"), "skriva" ("escribir), "solen" ("sol"), etc. Mucho más cercano les resultará a los que hablen inglés ("bok" por "book") o alemán ("Buch").

Aún así el sueco en España es sinónimo de idioma incomprensible y sin duda haya bastante razón en esto. Su fonética es bastante rica y muestra muy pocas similitudes con el español. La propia entonación también nos es bastante ajena, con singulares fenómenos de acentuación (acentos agudos y grave) y de tonos lingüísticos que hace hablar a los expertos de 17 fonemas vocales.

Recomiendo, aunque es bastante técnico, el artículo de la wikipedia, bastante bueno, y esta vez en español:
http://es.wikipedia.org/wiki/Idioma_sueco

A pesar de la dificultad, tenemos que recomendar a los amantes de la música de Sibelius que procuren tener cuando menos unas nociones de la pronunciación del sueco. El autor finés compuso casi todas sus canciones para voz y piano en sueco, además de alrededor de una tercera parte de su música coral (ya abundaremos en las razones de esto en el próximo post). En el siguiente enlace tenéis un excelente y claro resumen de la pronunciación :

http://www.onlineswedish.com/Spanish/pronounce.php

Y si alguien de ustedes tiene más curiosidad, en la parte baja de la página antes citada hay un link hacía unas cortas lecciones de sueco en español. Si tenéis algún conocimiento en otros idiomas sin duda no os resultará tan fácil aprender al menos unas nociones en la pronunciación, que podréis poner en práctica cuando posteemos los textos de las canciones.

Hej då!

1 comentario:

Vicent dijo...

Desde la perspectiva de un catalano/hispano hablante, el sueco se me antoja más fácil de estudiar que el alemán, ya que se parece más al inglés, pero mucho más difícil de poner en práctica que aquél (el alemán, con el que tienes la sensación que lo que has aprendido lo puedes utilizar inmediatamente).

Lo más endiabladamente difícil, para mí es, sin duda, la fonética, ya que determinadas letras las escriben pero no las pronuncian y viceversa. Se me antoja una especie de alemán con entonación a la italiana.