jueves, 16 de abril de 2009

Discografía histórica: la Ninfa del Bosque por Osmo Vänskä




A pesar de pesar de que han pasado sólo 13 años desde la grabación de este disco, fue desde el momento de su publicación un auténtico clásico. Osmo Vänskä y la Sinfonia Lahti se consagraban como intérpretes sibelianos, y a la vez como redescubridores de tesoros ocultos del catálogo del compositor finés. Recibió varios premios, entre los que destaca el clásico de Cannes de 1997.

Vänskä realizaba aquí su cuarta grabación de Sibelius en Bis
, que en su mayoría fueron primeras grabaciones mundiales. Ya había rescatado versiones originales de obras más conocidas, como la del Concierto para violín, (BIS-CD-500) la Quinta Sinfonía, En saga (BIS-CD-800). También empezaba a llenar huecos poco justificables, según sabemos ahora, como las músicas incidentales completas: La tempestad (BIS-CD-581), Jedermann y El festín de Belshazzar (BIS-CD-735). Todos esos discos fueron grandes éxitos, y sus lecturas refinadas, sensibles y cien por cien finesas estaban contribuyendo al redescubrimiento de un Sibelius no sólo de interés musicológico, sino también cada vez más amado del público melómano.


El extraordinario sentido del color orquestal de Sibelius que posee Vänskä ya es pleno en esta grabación, absolutamente extraordinaria. Una orquesta sinfónica no demasiado grande (como las orquestas del tiempo del autor), un conocimiento perfecto del estilo, unos músicos que habían conocido la música del autor desde el comienzo de sus carreras, y que nunca habían dejado de interpretar, así como un afán por estas joyas ignotas forman los ingredientes necesario para efectuar una grabación maravillosa como esta. Vänskä se convertía en sinónimo de interpretación estilística absoluta de Sibelius.

Excepto el melodrama "Una pista de esquí solitaria", el resto del disco constituían primeras grabaciones mundiales, y de máximo interés. Pero no sólo en este hecho reside el interés de estos registros: las obras, aunque anteriormente desconocidas, están a la altura de la grabación. Y se incorporaron muy pronto al catálogo habitual del sibeliano.

"La ninfa del bosque" ("Skogsrået") es un poema de Viktor Rydberg (1828-1895) en el que se inspiró Sibelius en los primeros años en varias ocasiones, y que dio título a cuatro obras de su temprano catálogo. Entre 1888 y 1889 nuestro autor había compuesto una extensa canción sobre los versos del poeta sueco. Las otras tres obras están muy relacionadas entre sí, ya que parten del mismo material musical: un poema sinfónico, un melodrama y una pieza para piano. La pieza orquestal y el melodrama, que son las dos partituras que aparecen en el disco, se escribieron casi simultáneamente, aunque el melodrama se estrenó antes, y todo sugiere que es una versión condensada del poema sinfónico y no al revés. La pieza para piano es una transcripción del final del poema sinfónico.

En verano 1894 Sibelius había acudido al festival de Bayreuth, animado por Wegelius, su profesor y ardiente wagneriano. Fue el momento de lo que los biógrafos han llamado la "crisis wagneriana", en la que nuestro compositor siente que su camino musical no es el del drama musical (en un momento en el que escribía la ópera "La construcción del barco"), sino el del poema sinfónico, "el punto de vista de Liszt sobre la música", según el propio autor afirmó.

Aunque en décadas pasadas se asumió que ese fue el punto de arranque de Lemminkäinen opus 22, ahora sabemos que La ninfa del bosque opus 15 fue su primer objetivo. La historia de Rydberg describía un mítico encuentro entre el ser humano y un ser del mundo invisible, prototípico en las leyendas escandinavas: Björn es un joven atraído por la fascinación del bosque. Hechizado por la magia de la naturaleza, escucha como el bosque le invita sumergirse en el sueño y en el olvido. El muchacho accede, "pero el corazón que es robado por una ninfa del bosque nunca retorna". Cuando vuelve a su hogar han pasado demasiados años, y no queda nada ni nadie que lo espere.

El poema sinfónico basado este poema de ecos legendarios es denominado por Sibelius "balada para orquesta", y es la obra programática más extensa de Sibelius: heroica, agitada, violenta y a la vez mágica y melancólica. Monumental en ocasiones y en otras más livianas, es una partitura excelente, aunque no llegara a alcanzar la altura de otras obras similares del autor. Y por esto se entiende bien que manifestara el deseo de revisarla, a pesar de que tuvo una buena acogida. Pero de nuevo el hipercrítico Sibelius decidió no publicar la obra, que al parecer consideró poco madura, a pesar de que en sus varias interpretaciones la música fue valorada por público y crítica. La versión de Vänskä rescata una magnífica partitura y la devuelve a un lugar merecido.

La versión en forma de melodrama está instrumentada para cuerda, dos trompas y piano. Fue interpretada por primera vez con ocasión de una lotería benéfica que ayudaría a cubrir las deudas de un teatro finés de Helsinki. La pieza tuvo también buena acogida, y se ejecutaría incluso más veces que la balada. Para su versión, Vänskä cuenta con Lasse Pöysti, un excelente actor finés que declama el texto con gran emoción y fuerza. Director, orquesta y recitador están en efecto absolutamente brillantes con esta pieza, una partitura realmente sorprendente. Desde aquí recomendamos que el texto sea leído varias veces antes de escuchar este melodrama, para seguirlo adecuadamente y así captar todo el potencial de la unión de poesía y música.



Osmo Vänskä


"Cisne Blanco" ("Svanevit") es cuento simbolista para teatro de otro gran autor sueco, August Strindberg (1849-1912), una especie de "Lohengrin" nórdico con final feliz. La idea de que Sibelius escribiera la música incidental de esta obra procede de Harriet Bosse, la tercera esposa de Strindberg, que presenció con lágrimas en los ojos una representación de "Pelléas et Mélisande", la inmortal obra de Materlinck a la que nuestro autor añadió una excepcional partitura. Obra y música se estrenaron en el Teatro Sueco de Helsinki el 8 de abril de 1908, y fue la última obra que escribió antes de sus operaciones de garganta, última obra por tanto antes de iniciar su periodo "oscuro".

Vänskä grabó aquí por primera vez la música incidental completa. La suite ya había sido registrada por Järvi anteriormente (y parcialmente por Berglund y Beecham), incluye casi toda su música, pero revisada y reorquestada. La versión original es una partitura melodiosa, etérea, mágica, extremadamente sutil y delicada. Esta grabación devolvió el interés por la obra, que incluso como suite había pasado un tanto desapercibida. El especial sentido del timbre de Vänskä la había devuelto su verdadero sentido, acentuando el sentido camerístico de sus notas.

"Una pista de esquí solitaria" ("Ett ensamt skidspår") no fue un estreno absoluto (Juha Kangas la había grabado apenas dos años antes para Ondine), pero sin duda esta grabación es muy superior, de nuevo con Pöysti como recitador. Una brevísima pieza de tono melancólico, escrita en 1925 con acompañamiento pianístico e instrumentada para arpa y cuerda en 1948 - uno de los últimos trabajos del autor -. De nuevo el refinamiento de Vänskä hace vibrar de manera mágica las notas de Sibelius.

Un disco que se nos antoja indispensable para el aficionado sibeliano, que por su calidad interpretativa supera con mucho el verlo como una simple curiosidad. Las notas que lo acompañan son muy buenas, e incluyen, por supuesto, los textos poéticos. Mucha atención al texto de Rydberg: sin duda conocerlo nos ayudará mucho a comprender qué había en la imaginación de Sibelius, en qué mundo estético, onírico y legendario estaba situada la creatividad de Jean Sibelius.

Las obras aparecen por separado en la Sibelius Edition de Bis: la balada para orquesta en el volumen I ("Poemas sinfónicos"), los melodramas en el volumen III ("Voz y orquesta"), y "Svanevit" en el V ("Música teatral"). Completando la información, la versión original de "Una pista de esquí solitaria" está en el volumen VII y "La ninfa del bosque" para piano en el IV) .

_________________


Obras: La ninfa del bosque opus 15 (dos versiones, balada para orquesta de 1894-95 y melodrama de 1895); "Cisne blanco", música incidental JS.189 de 1908; y "Una pista de esquí solitaria", melodrama JS.77b de 1948)
Narrador: Lasse Pöysti
Orquesta: Sinfonia Lahti (Orquesta Sinfónica de Lahti).
Director: Osmo Vänskä
Lugar y fecha de grabación: Iglesia de la Cruz, Lahti (Finlandia), del 8 al 12 de enero de 1996
Sello y fecha de edición: BIS (1996)
Código: BIS-CD-815

CALIFICACIÓN DEL DISCO:
Interpretación: 9 • Sonido: 8,5 • Estilo: 10 • Interés: 9 • Comentarios: 8,5


No hay comentarios: