viernes, 20 de febrero de 2009

Robert Kajanus (1856-1933)

Iniciamos con este autor los prometidos posts referidos a compositores poco conocidos que tienen alguna coincidencia con Sibelius, ya sea de forma directa o bien por alguna analogía en su estilo y en su posición en la historia de la música. En este caso lo hacemos con un músico muy importante dentro del desarrollo artístico de Sibelius, cuyo nombre ya ha aparecido y sin duda aparecerá muchas más veces en este blog.

Gran parte de este artículo, como la mayor parte de la lista de obras, está sacada del New Grove Dictionary of Music and Musicians.

Biografía

Robert Kajanus nace un 2 de diciembre de 1856 en Helsinki. Estudia con Richard Faltin y Gustav Niemann en su ciudad natal pero, como otros músicos fineses prestigiosos de la época, completa sus estudios en el extranjero, entre 1877 y 1882, con Schradieck, Reinecke, Jadassohn y E.F. Richter en Leipzig y con nada menos que uno de los grandes compositores nórdicos, Johan Svendsen en París, donde residía en esos momentos.
Robert Kajanus en sus últimos años. Fotografía del Museo Sibelius de Turku
 
Al regresar a Finlandia en 1882 funda la Sociedad Orquestal de Helsinki, cuya orquesta fue la primera estable en la capital finesa (y la primera profesional de los países nórdicos), que se convirtió posteriormente en la Orquesta Filarmónica de Helsinki (1924). Kajanus es de hecho el gran director finés del paso de siglo, actividad por la que es hoy en día más recordado que por la de compositor.

Aparte de la orquesta en sí, Kajanus estuvo implicado en primera línea en la creación de otros departamentos , como una escuela de formación (1885), que compitió duramente con la de Wegelius (la que sería el futuro conservatorio) o el coro sinfónico en 1888, con el que estrenó la Novena Sinfonía de Beethoven ese mismo año.

Su compromiso con Finlandia no fue sólo técnico, sino que formó parte de los círculos culturales nacionalistas. En 1892 se une al grupo finoparlante formado en torno al "Päivälehti", antecedente del Helsingin Sannomat (el principal periódico de Finlandia aún hoy en día). Sibelius y otras destacadas figuras formaron parte de ese círculo, y durante esa década reforzaron su amistad.

En 1897 disputa con Sibelius un puesto de director musical de la Universidad de Helsinki (una cátedra de enseñanza), que obtuvo y al que se consagró hasta 1926.

Su mayor importancia reside, como hemos dicho, como director de la Orquesta Filarmónica, con la que emprende giras internacionales en una fecha tan remota como 1900, actuando en diversas ciudades a lo largo de Europa, entre ellas el París de la Exposición Universal.

Su repertorio era variado, aunque tanto público, crítica y él mismo destacaban la interpretación de Beethoven, así como la de Sibelius, propagando las obras del autor finés con gran éxito.

Su compromiso con Sibelius fue único, al igual que su afán por dar a conocer a otros músicos fineses y nórdicos en general fuera de las tierras del norte de Europa. En 1919 crea los Días Nórdicos de Música, cuya primera edición se celebró en Copenhague con la presencia de Jean Sibelius , Johan Halvorsen, Georg Høeberg, Frederik Schnedler-Petersen, Wilhelm Stenhammar, Karin Bronzell, Erkki Melartin y Carl Nielsen.

En 1922 ingresa en la Gran Logia Masónica de Finlandia junto a Sibelius y otras grandes figuras del país.

En 1930 y 1932 viaja hasta Reino Unido para realizar una serie de grabaciones con sinfonías (una proyectada integral que dejaría incompleta) y otras piezas orquestales de Sibelius que permanecerían como testimonio de autenticidad y de absoluto conocimiento de la estética y las intenciones del autor.

Justo el año de sus últimas grabaciones, cede ya enfermo la batuta de la Orquesta Filarmónica de Helsinki a Georg Schnéevoigt. Finalmente muere en Helsinki el 6 de julio de 1933.

Como compositor fue junto con Oscar Merikanto (1868-1924), Ernst Mielck (1877-1899) y el propio Sibelius uno de los creadores de la nueva escuela finesa, siendo además su auténtico pionero durante la década de los 1880s. De esos años datan sus trabajos más influyentes, en los que muestra su compromiso con una estética nacionalista, inspirada en el folclore musical y poético (el Kalevala, por supuesto). Se cuenta que tras el estreno del Cuarteto de cuerda en la menor JS.183 (1889) de Sibelius, Kajanus afirmó que ahí se encontraba el compositor de Finlandia, y él se retiraría de la creación. A veces se cuenta una anécdota parecida sobre el Kullervo opus 7. Lo cierto es que aunque realmente Kajanus desplazó su interés de la composición a la dirección de orquesta, siguió componiendo toda su vida, y con éxito, al menos dentro de la propia Finlandia.

A día de hoy sin embargo la pretendida anécdota se ha cumplido, ya que sus obras apenas son interpretadas, siendo una rareza incluso en su propio país. Curiosamente dos arreglos suyos en cambio son ejecutados casi todos los días en Finlandia, los que realizó de la Porilaisten marssi (Marcha del regimiento de Pori), marcha patriótica que hoy se utiliza en actos de protocolo como marcha presidencial; y la orquestación más utilizada de Maamme (Nuestra patria), el himno nacional finés. Ambos arreglos sonaron en multitud de ocasiones en los conciertos de Kajanus, en especial los que dirigía en el extranjero.

Kajanus y Sibelius

La relación de Robert Kajanus con Jean Sibelius fue una relación siempre amistosa, aunque tuvo sus aristas en ocasiones. Quizá esto se debió a que ellos compartieron el honor de ser las máximas figuras musicales de Finlandia, y no siempre lo eran sin cierta rivalidad. Pero al tiempo eran complementarios: Sibelius eran el compositor, y Kajanus el director: en cierta forma uno se sentía plenamente realizado en el otro. Pero también es cierto que hubo celos mutuos y Sibelius parece que tras el episodio de la cátedra de la Universidad fue muy crítico con todo lo que hacía o decía Kajanus (como sucedió con cierta confusión entorno a la autoría de "Kullervo".

A pesar de todos los problemas, Kajanus se consagró desde el comienzo a difusión de la música orquestal de Sibelius, siendo su principal intérprete dentro y fuera de Finlandia. Estrenó pocas obras sin embargo, ya que el propio Sibelius solía dirigir las primeras interpretaciones, aunque nuestro autor le reservó varias obras, amén de los estrenos finlandeses de trabajos que se habían ejecutado por vez primera fuera del país nórdico. A continuación pueden leer una lista de las obras de Sibelius que Kajanus dirigió en estreno absoluto :

Obertura JS.145 y Scène de ballet JS.163 (1891)
En saga opus 9 (versión original, 1892)
Obertura y tres números de "Karelia" (futura suite) (1893, fijada hacia 1899)
Suite de "Rey Christian II" opus 27 (1898)
Primera sinfonía opus 39 (revisión de 1900)
Finlandia opus 26 (revisión final de 1900)
En saga opus 9 (versión final de 1902)
Canciones opus 17 nº4 y opus 38 nos. 1, 2 y 3 en versión orquestal (1903)
Cortège JS.54 (1905)
"Jedermann" ("Cada uno") opus 83 (1916)
Marcha académica JS.155 (1919)
Vals lírico opus 96 nº1 (1921)
"Väinön virsi" ("Canción de Väino") opus 110 (1926)

Además Sibelius le dedicó uno de sus mejores poemas sinfónicos, La hija de Pohjola.

Obras de Robert Kajanus
(lista selectiva)

Orquesta:
La muerte de Kullervo opus 3 (1880)
Dos rapsodias finesas (1881, 1886)
"Aino", poema sinfónico con coro masculino final (1885, rev. c.1916)
Air élégiaque, violín y orquesta (1887)
Sommarminnen (Recuerdos de verano) (1896)
Adagietto, cuerda (1913)
Sinfonietta en Si bemol Mayor opus 16 (1915)
Obertura sinfónica (1926)
Intermezzo (1926)
Suite ancienne, cuerda (1931)

Cámara, piano y otros:
Impromptu, piano (1875)
Fantasía (Nocturno), piano (1875)
Sonata para violín y piano (1876)
Albumblätter, piano (1877)
Piezas líricas, piano (1879)
Dos miniaturas, piano (1912)
Estudio de concierto, arpa (1914)

Coro y orquesta:
Cantata (Lidner) (1874)
Nouskaa aatteet (K. Leino) (1898)
Kalevala-Hymm (K. Leino) (1910)

Coros a capella:
Sotamarssi (A. Oksanen), coro masculino (1889)
Ylioppilaskunnan marssi (Koskimies)

Discografía
La escasísima discografía se limita a un único disco monográfico, grabado precisamente por el gran especialista sibeliano Osmo Vänskä y la Sinfonia Lahti en 2004 (BIS-CD-1223), lo que nos permite observar numerosas analogías con el compositor de Hämeenlinna. El disco está compuesto por tres de sus grandes obras de los 1880s, más la Sinfonietta de 1915.

La muerte de Kullervo (1880) es una marcha fúnebre quizá más cercana a la de la Heroica de Beethoven y a la música de Wagner que al carácter del anti-héroe finés, aunque no faltan los ecos fineses. La rapsodia finesa nº1 es un bello trabajo basado en conocidas melodías populares. "Aino" se basa en el carácter de los primeros capítulos del "Kalevala", y es un grandioso poema de corte lisztiano con coro final (curiosamente no extraído del trabajo de Lönnrot), que escuchamos aquí con el extraordinario coro YL. Se trata sin duda de la mejor obra del disco, una obra sensacional, que al parecer inspiró mucho a Sibelius a la hora de componer su Kullervo. La Sinfonietta, estrenada curiosamente unos pocos días antes que la Quinta de Sibelius, es una obra de carácter neoclásico, y quizá no sea tan interesante como el resto de las obras por su menor originalidad. Nos muestra el camino tan distinto, más "gérmánico" y formal, que había tomado Kajanus respecto a Sibelius, excepto por ciertos detalles de la orquestación sin duda debidos al autor de Finlandia.

"Aino" es protagonista de una grabación anterior en el tiempo por parte de la Orquesta Sinfónica de la Radio Finlandesa, dirigida por Jorma Panula, y de nuevo con el YL, una muy buena versión aunque quizá no tanto como la de Vänskä, en un disco titulado curiosamente "Favoritos de Sibelius". Aprovechamos para recomendar este CD no sólo por esta obra de Kajanus, sino también por contener la única grabación del propio Sibelius dirigiendo su Andante festivo (ODE 992-2).

La Obertura Sinfónica de 1926 la podemos encontrar en un programa variado de música finesa dirigida por Leif Segerstam (ODE 112-2) .

Los dos arreglos de música patriótica pueden encontrarse en un disco diversos bises típicos titulado "Cuadros nórdicos", con Shuntaro Sato dirigiendo la Sinfónica de Kuopio (Finlandia Records 8573-85573-2).

Existen otras pocas grabaciones, sin embargo al interesado le serán muy difíciles de encontrar, aun indagando en la propia Finlandia.

Por supuesto, tenemos que destacar el único y sensacional documento de Kajanus dirigiendo las obras de Sibelius, referencia absolutamente imprescindible para el sibeliano, aunque el sonido no sea el mejor de los posibles. Existen diversas ediciones en diversos sellos (Finlandia Records, Koch International...) por desgracia también difíciles de encontrar. La siguiente portada pertenece a la de Finlandia Records:
[Actualización julio de 2013: entre finales de 2012 y principios de 2013, Naxos (historical) ha remasterizado y publicado las grabaciones completas de Kajanus con música de Sibelius, por lo que tales grabaciones son ahora fáciles de encontrar, y además en serie económica].

En todo caso, y sin duda por lo que se puede escuchar en su escasísima discografía, la de Kajanus como compositor es una figura aún por redescubrir.

No hay comentarios: