miércoles, 9 de mayo de 2012

La voz de Sibelius

A pesar de que Sibelius dejó este mundo en un fecha tan avanzada como 1957, cuando la mayoría de los medios de comunicación contemporáneos estaban bien avanzados, en su prolongado Silencio de Ainola evitó mucho ser asediado con visitas, por lo que los testimonios registrados son mínimos. 

En general el maestro evitaba dos cosas en esas visitas: periodistas y hablar de sus propias obras. Era en cambio acogedor de otro tipo de visitantes y de temas, y recibió con relativa frecuencia a grandes directores y solistas, figuras artísticas, políticas y empresariales... 

Existen un número considerable de fotografías de Sibelius tomadas durante estos años. Pero no sucede lo mismo con otro tipo de registros. Concedió en dos ocasiones (1927 y 1945) permiso para ser filmado para sendos documentales, si bien en ninguno de los casos existe sonido. Existe una grabación única del propio compositor dirigiendo, con la Orquesta de la Radio Finesa y su Andante festivo como obra elegida para ser inmortalizada, el 1 de enero de 1939. 

Y tenemos también un único registro de su voz. El 6 de diciembre de 1948, día de su 83 cumpleaños, nuestro compositor recibió a Kalevi Kilpi, de la Compañía de Radio Finesa, accediendo a realizar una entrevista dentro de su programa "Runo, sävel, sivellin" ("Poema, melodía, pincel"). La entrevista por suerte ha sobrevivido y está disponible online.



 (Audio tomado de la página sibelius.fi
Recomendamos descargar durante unos minutos el audio antes de escucharlo. 
El reproductor es un reproductor flash, algunos dispositivos no lo reconocen [cliquea directamente en http://www.sibelius.fi/media/Audio/Sibeliuksen_haastattelu.mp3]
La voz de Sibelius se escucha a partir del minuto 2) 

La entrevista habla en un principio de la comunidad artística del lago Tuusula (mencionando a Kivi, Eero Järnefelt, Aho, Halonen...) para pasar a centrarse en el "profesor Sibelius", tal y como se le llamaba en la Finlandia de la época. Sin embargo nuestro músico se muestra reticente y dubitativo, evitando explicarse en la medida de lo posible sobre sus obras y exponiendo un discurso más general. A pesar de esa reticencia, Kilpi sí logra del maestro unas cuantas confesiones. Debemos anotar también la diferencia de la pronunciación del artista, cuya lengua madre recordemos era el sueco, y aunque fue un más que competente hablante de finés nunca llegó a dominarlo al 100%.

No podemos ofrecerles una traducción de la entrevista completa, pero sí unos extractos de sus momentos más interesantes.

(minuto 3)
Sibelius: Compuse mi Segunda Sinfonía en Italia, la tercera en París y mi cuarteto de cuerda "Voces intimae" en Londres. La mayor parte de mis obras las he compuesto en mi hogar, en Ainola. Siempre me ha parecido que toda la gente debería vivir o en el campo o en una gran ciudad. Aquí, en Ainola, el silencio habla.
___

(minuto 7' 29)
Kilpi: ¿En qué países piensa que su música se interpreta mejor?
Sibelius: En Inglaterra. También en Suecia.
K: Efectivamente.
S: También, por supuesto, en Finlandia, donde las tradiciones están tan vivas. Me he percatado que cuanto más se toca mi música, los mejores tempi empiezan a irse.
___

(minuto 10')
K: Si algún joven compositor deseara pedirle consejo para su trabajo, ¿que le gustaría decirle?
S: Que no escriba jamás ninguna nota innecesaria: cada nota debe vivir. 

   
Una de las famosas fotografías obra Yousuf Karsh de Sibelius, tomadas en agosto de 1949, 
unos meses después de la entrevista radiofónica

Sibelius deja claro las claves de la interpretación de su música, haciendo de ello un asunto de cierta importancia. No en vano Finlandia, Suecia, Inglaterra (habría que añadir EE.UU.) han conservado tanto el amor hacia su música aun hoy en día como un respeto hacia la técnica y estética que demandan. Sibelius se queja de que los tempi de sus obras se han ralentizado, hecho que podemos comprobar en sus grabaciones (y en las de otros compositores, por cierto) tras la Segunda Guerra Mundial.

El mismo consejo al "joven compositor" había sido referido años antes en la biografía que había escrito su alumno Leevi Madetoja 30 años atrás, por lo que es una idea ciertamente importante para Sibelius. De igual manera es impresionante el valor que tuvo la naturaleza y el aislamiento en Järvenpää para su creación, destacando la curiosidad de que otras grandes obras hubieran sido creadas (en parte) lejos de Finlandia.

En fin, un testimonio excepcional de la voz profunda y tímida del maestro finlandés, un registro histórico sacado del túnel del tiempo para hacerlo presente.

No hay comentarios: