lunes, 17 de agosto de 2009

Armas Järnefelt (1869-1958)

Dentro de la etiqueta de "otros compositores" enmarcamos en este blog a diversos músicos que tuvieron una gran relación con Jean Sibelius, e influyeron sobre él en lo personal o en lo artístico (y/o Sibelius en ellos). Ya tuvimos la oportunidad de conocer el caso de Kajanus, enormemente ligado a nuestro compositor. Le ha llegado pues el turno de otro músico que ya hemos mencionado en varias ocasiones, su amigo, además de hermano de su mujer, Armas Järnefelt.

Si nuestro blog tiene como propósito la divulgación de aspectos pocos conocidos en nuestro ámbito lingüístico de Jean Sibelius, al tratar la figura de Armas Järnefelt abordamos un asunto más singular, ya que se trata de un autor poco conocido incluso en Finlandia y Suecia, países en los que se desarrolló si actividad musical. Según comenta Heikki Saari - en el folleto del disco de Sterling que comentamos en la discografía -, en el año 1996 era un músico pendiente de estudio, y aún no parece que se haya realizado. No existe un catálogo exhaustivo de sus composiciones, muchas de ellas permanecen inéditas en la Universidad de Helsinki. La mayoría de las composiciones están sin fechar, incluso algunas de las mejor conocidas. Ni siquiera se dispone de gran parte de su agenda como director, faceta en la que Armas Järnfelt destacó por encima de la composición... Aunque sin duda, dada la diligencia académica de Finlandia, esa situación cambiará en un futuro próximo, de momento sólo unas pocas informaciones podemos aportar sobre este gran director y buen compositor del país de los mil lagos.

Fotografía (1895/1905)

Armas Järnefelt nació un 14 de agosto de 1869 (se cumplía pues hace unos días su 140 aniversario) en Viipuri, el actual Vyborg ruso, entonces parte de la "vieja Finlandia", Karelia.

Sus estudios transcurrieron al comienzo muy paralelos a los de Sibelius, recibiendo instrucción de Martin Wegelius. Durante los primeros meses en el Instituto de Música de Helsinki se estableció una fuerte amistad con el futuro compositor de Kullervo, gracias a la cual Sibelius entró en contacto con la familia Järnefelt. Los Järnefelt fueron una muy influyente familia en el terreno cultural y en la sociedad, por su especial militancia en el movimiento fennoman. Armas estaba destinado a convertirse como sus hermanos en una gran figura artística, musical en este caso.

En el Instituto de Wegelius recibió también clases de piano por parte de nada menos que de Busoni. Junto con el músico italo-alemán, Sibelius, Eero Järnefelt (su hermano pintor), y el novelista y dramaturgo Adolf Paul formaría el grupo de los "leskovitas", un círculo artístico a la vez que un grupo de amigos amantes de la vida nocturna de Helsinki.

También como Sibelius, al finalizar su instrucción en Finlandia emprende unos meses de estudio formal (1890) con Albert Becker, mientras sigue pendiente del amor secreto que existía entre su amigo Jean y su hermana Aino que, finalmente se casarían en 1892.

Sin embargo, entre 1893 y 1894, se produce un elemento que separa el destino artístico de nuestros dos músicos: Armas elige a Jules Massenet para continuar su aprendizaje musical. Con el gran compositor francés, Järnefelt se acabaría inclinando hacia el mundo operístico, especialmente hacia el wagnerismo (que tanto Wegelius como el propio Massenet le inculcaron).

Los años siguientes transcurrieron por varios lugares de Alemania (Magdeburgo, Bresslau, Düsseldorf y otras), comenzado su carrera de director de orquesta, para la que estaba especialmente dotado, así como director operístico como asistente en ensayos. Allí se afianzó su wagnerismo y su compromiso con un romanticismo que estaba dando sus últimos frutos aquellos años.

En 1898 vuelve a Finlandia para ocuparse la Orquesta de los Amigos de la Música de Viipuri, donde se asienta su fama como director. En su localidad natal permanece hasta 1903, tras lo cual dirige como invitado las óperas de Helsinki y Estocolmo, donde cosecha grandes éxitos en la dirección de representaciones y conciertos. Durante el curso 1906-1907 incluso enseña en el Instituto de Música donde había estudiado, donde contó entre sus pupilos a Leevi Madetoja y Toivo Kuula (con los años muy importantes compositores)

En 1907 se asienta por un largo periodo en Suecia, convirtiéndose en uno de los directores de la Ópera Real de Estocolmo. En 1910 toma incluso la nacionalidad sueca, ganado un puesto como músico de la Corte. En 1923 es definitivamente el director oficial de la Ópera. En estos años en el país vecino sirvieron para divulgar la obra de su cuñado Sibelius, así como para el estreno sueco de obras tan importantes como la Octava Sinfonía y La Canción de la Tierra de Mahler, o los Gurrelieder de Schönberg.

Finalmente vuelve a su país natal, donde prosigue su exitosa e importante carrera como director. Entre 1932 y 1936 será el director de la Ópera Nacional Finlandesa, y en la temporada 1942-1943 director de la Orquesta Filarmónica de Helsinki. Las críticas locales alabaron sobre todo sus interpretaciones de Mozart y Wagner.

Armas Järnefelt dirigiendo, fotografía de 1951 (YLE)

Järnfelt escribió música ya desde su época de estudiante. Pero él se sintió antes director de orquesta que compositor. Dos hechos marcaron que la creación tuviese una motivación muy secundaria: por una parte su gran dedicación, vocacional y laboral a la orquesta. Por otra parte cierto "complejo Sibelius" que también pareció sufrir Kajanus. Armas Järnefelt se reconoció incapaz de competir o igualar al maestro, que ya en la última década del siglo XIX había ocupado el puesto, casi mesiánico, de "compositor nacional". El músico de Viipuri llegó a reconocer este efecto como auténticamente paralizante, "cuando uno constantemente dirige las obras de los grandes maestros se hace consciente de su propia insignificancia".

Según la crítica de un periódico sueco de la época "como compositor, Järnefelt posee una noble actitud e, incluso aunque no muestra una particular individualidad, sin embargo es altamente comprensivo a cuenta de su directa honestidad y refinada sensibilidad musical. Gusta de escribir música muy melódica y ha desarrollado plenamente el sentido de la belleza del sonido. La expresión volátil no es plato de su gusto: ama la belleza y la claridad".

Estamos pues ante un compositor dentro de la tradición romántica, sin aventuras vanguardistas. Mucha de su obra se puede además considerar como "nacionalista", tanto por la temática como por su inspiración en melodías folclóricas finlandeses, a un nivel mayor al que Sibelius se comprometió. La mayoría de su música vocal está escrita en finés, como corresponde a un artista fennoman.

Excepto en sus primeros y atrevidos años, Järnefelt no compondría obras de gran formato, más bien pequeñas piezas para orquesta (que introducía como complemento a sus conciertos) y otros medios más modestos. Uno de los campos en que los que más destacó fue el ámbito de la canción para voz y piano. La canción tenía un significado muy personal: sus dos mujeres (enviudó en una primera ocasión) eran cantantes líricas.

En la actualidad, como anunciamos al principio, poco del catálogo compositivo de Armas Järnefelt es interpretado con regularidad. Hay una notable excepción: dos pequeñas piezas para orquesta de cámara, su Berceuse y su Praeludium, muy habituales como bises en las orquestas finesas y muy populares en Finlandia y en su ámbito cercano, llegando a traspasar fronteras como "propinas". Una de ellas es curiosamente conocida en nuestro país: el Praeludium fue una exitosa "obra de la semana" en el programa de Radio Nacional de España "Clásicos Populares", un programa de audiencia (que publica además sus discos con un ingente número de copias vendidas).

Sin duda Järnefelt merece ser más recordado por otras obras aparte de esas dos, por otra parte deliciosas miniaturas. Muy especialmente, como ya hemos dicho, por sus canciones, directas, sencillas y francas, teñidas por la melancolía finlandesa.

Aquí podemos escuchar la famosa Berceuse en su versión orquestal, una grabación de intérpretes desconocidos pero de buena calidad:


Obras (lista parcial)

Orquesta
Ouverture lyrique (1890)
Korsholm, poema sinfónico (1894)
Fantasía sinfónica (1895)
Suite para pequeña orquesta (1899-1900) [primer tiempo: Praeludium]
Berceuse, para pequeña orquesta (1904) [original para violín y piano]
Koskenlasku [Disparando en los rápidos]
Aamulla varhain [De mañana, temprano]

Música para el cine
"Sången om den eldöda blomman" ["Canción de la flor carmesí"] (1919)


Música incidental
"Det förlovade landet" ["La tierra prometida"] (1907). Tres números extraídos como suite orquestal (1919)

Música de cámara
Berceuse, para violín y piano (antes de 1904) [transcrita para pequeña orquesta]

Música para piano

Canciones para voz y piano

Música coral a capella

Coro y orquesta
"Isänmaan kasvot" ["El rostro de la patria"] (1927)
"Päivänpoika" ["Hijo del día"] (E. Leino) (1939)
"Temppelinrakentajat" ["Los constructores del templo"] (1940)
"Åbo slott" ["El castillo de Åbo"]

_________________________


Existe una página finesa dedica al compositor todavía en construcción, si alguien tiene curiosidad y decide seguir su marcha es la siguiente:
http://www.armasjarnefelt.fi/


Discografía

La discografía del Praeludium y la Berceuse es numerosa, y no vamos entrar en detalle, tan sólo mencionares una relación de directores y sellos. Para el Praeludium tenemos a Eiji Oue para Reference, Berglund para Emi, Panula para Naxos, Erich Kunzel para Telarc... Para la Berceuse: Salonen para Sony, Panula para Naxos, Segerstam para Ondine... En España todavía es posible encontrar la grabación de Clásicos Populares del Praeludium, dirigida al efecto por Enrique García Asensio, en alguna de las muchas recopilaciones del programa de radio.

Nos extenderemos en los discos monográficos dedicados al compositor, de los que, al menos fuera de Finlandia, es posible encontrar tres. De ellos hablaremos a continuación.



Orquesta Sinfónica de Gävle
Hannu Koivula
SERLING CDS-1021-2 (1996)

Interpretación: 6 • Sonido: 6,5 • Estilo: 8 • Interés: 9 • Comentarios: 8

El sello sueco Sterling tiene una maravillosa serie dedicada a compositores suecos y finlandeses románticos (y postrománticos en realidad). Dentro de esa serie podemos encontrar el único disco dedicado en exclusiva a obras orquestales de Järnefelt, con un programa que comprende no sólo las piezas más populares (el Praeludium y la Berceuse), sino también obras de mucho mayor calado, que nos hacen admirar mucho más la calidad compositiva de este autor.

La Ouverture Lyrique de 1890 fue compuesta muy probablemente (no tenemos el dato exacto) entre el final de los estudios en la escuela de Wegelius y los efectuados bajo dirección de Becker, y ya muestran tanto su clara influencia germánica (a ratos incluso wagneriana), su gran sentido para la orquestación y su habilidad como compositor.

El poema sinfónico Korsholm es la más ambiciosa obra que conocemos del autor y también puede calificarse como la mejor de ellas. Obra de gran formato (17 minutos y medios en la grabación), heroica, solemne, conmemorativa, llena de sonidos grandilocuentes pero nunca vacíos. El programa de la pieza recuerda el lugar (Korsholm de hecho) donde los cruzados suecos desembarcaron, según la tradición, para cristianizar Finlandia. El poema sinfónico comienza con nítidas sonoridades folclóricas (la Finlandia primitiva), a la que suceden pasajes heroicos de clara ascendencia wagneriana (la lucha entre los paganos finlandeses y los cristianos suecos). Para finalizar se escucha una breve cita del coral de Lutero "Ein feste Burg ist unser Gott", símbolo del cristianismo (en especial del protestante).

La pieza es sin duda magnífica, y debería programarse y grabarse más frecuentemente. Una curiosa coincidencia la relaciona (de nuevo) con Sibelius: ambos autores presentaron partituras orquestales al Festival de Música y de la Canción de Vaasa de 1894. Järnefelt llevó la presente obra, mientras que Sibelius llevó su "Canción de primavera" opus 16. Armas Järnefelt fue el gran triunfador de la velada de aquel 21 de junio. La pieza de Sibelius sin duda es de una cualidad superior, pero es de una expresión más modesta y lírica, frente a la monumentalidad y patriotismo de Korsholm, que arrancó el aplauso inmediato del público. La obra continua siendo recordada por los aficionados y estudiosos finlandeses, si bien, como es de esperar por lo dicho, se interpreta mucho menos de lo que se merece.

El disco contiene además una suite de la música incidental "Det förlovade landet" ["La tierra prometida"], de argumento bíblico, y una selección de dos piezas para una música fílmica de 1919 ("Sången om den eldöda blomman" ["Canción de la flor carmesí"]), muda por tanto. Estas dos selecciones son una muestra del buen hacer de Järnefelt con el color orquestal y su inspiración claramente romántica, sin nostalgias pero sin ningún interés en lo que hacían las vanguardias.

(Información del sello discográfico)



Jorma Hynninen, barítono
Camilla Nylund, soprano
Ilkka Paananen, piano
ONDINE ODE 1029-2 (2003)

Interpretación: 8 • Sonido: 8 • Estilo: 9 • Interés: 10 • Comentarios: 8,5


Si hemos ensalzado mucho las virtudes de las obras orquestales de Järnefelt, mucho más tenemos que decir de sus bellísimas canciones. Como ya hemos señalado constituyen sin duda el punto álgido de la producción de Järnfelt. Aun cuando la mayor competencia profesional de este autor fue la orquesta, su gusto y su habilidad para la miniatura confluyeron para dar la máxima importancia a la canción íntima y romántica. Además sus mujeres eran dedicatarias de las partituras, que estrenaron en multitud de ocasiones, lo cual explica en parte la implicación en este género.

Sobre estas piezas hay que señalar en primer lugar que la mayor parte de los textos son fineses (frente al mayor número de canciones en sueco de Sibelius) por su educación finoparlante y su militancia en el movimiento fennoman, como ya habíamos anunciado. Y sin duda debido al idioma la mayoría de ellas están llenas de ecos del folclore, de los ritmos y entonaciones del finés hablado, con coloraciones modales y ritmos monótonos e hipnóticos.

Otras canciones se mueven hacia el mundo romántico, pero también es posible encontrar armonías más avanzadas, próximas a planteamientos impresionistas o expresionistas, sin perder nunca sin embargo la tonalidad asentada. Aunque la sencillez es siempre una premisa de estas obras, es posible encontrar canciones de mayor rango expresivo, cercano al mundo de la ópera, una forma de confirmar el wagnerismo del compositor - nunca escribió una obra de teatro lírico, sin embargo -.

El disco de Ondine nos ofrece una muy amplia selección de estas canciones, una auténtica maravilla interpretada por dos cantantes excepcionales del país nórdico, como son Jorma Hynninen y Camilla Nylund. El registro es impecable, un justo homenaje a la calidad de estas obras, tan poco difundidas hasta ahora.

(Información del sello discográfico)

Por todo lo que hemos señalado hasta ahora creemos que los aficionados a la música nórdica no deberían perderse estos dos estupendos discos, que además de hacerles descubrir un magnífico compositor puede ayudarnos a entender mejor el ámbito musical y cultural en el que se movió Sibelius.



"Laulajan koti. Kootut mieskuorolaulut" ("El hogar del cantor. Canciones completas para coro masculino a capella")
Akateeminen Mieskuoro Psaldo (Coro Académico Psaldo)
Heikki Saari
FINLANDIA 2564-60754-2 (2003)

Interpretación: 6 • Sonido: 6 • Estilo: 7 • Interés: 5 • Comentarios: 7

El tercer disco monográfico disponible está dedicado en exclusiva a sus coros masculinos. En primer lugar hay que señalar que los coros en general están muy lejos de la calidad de las obras orquestales y más aún de las canciones. Parece que Järnefelt no estuviera muy interesado en este género, por otra parte de enorme difusión en Finlandia y en los países nórdicos en general. Aunque aplica gran parte de los parámetros que hemos analizado respecto a las canciones, no llega a situarse a la misma altura, ni técnica ni expresivamente.

En cuanto al disco en sí parece que al coro tampoco le entusiasmaron mucho las partituras, y escaso partido les saca. Un disco no fácil de encontrar, no muy recomendable (por las obras, por la interpretación y por su escasa duración - 37 minutos-), salvo que se desee profundizar en nuestro poco conocido autor.


Existen además varias grabaciones de Järnefelt al piano (algunos de los primerísimos registros de canciones de Sibelius, por ejemplo, con su mujer Maiiki en la parte vocal) y dirigiendo, pero fuera de Finlandia es sumamente difícil encontrar estos discos.
_________________________


Esperemos que este apunte sobre este compositor les haya sido útil e instructivo. Un autor que sin ser genial puede resultar fascinante y cuya música es sin duda de gran valor para los que amamos la música que llegó del norte...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Very nice to find this CD by Coro Académico Psaldo on this page!

With Psaldo (the senior chorus of the KYL) I visited the nice cities of Valladolid and Oviedo last January. Our enlarged chorus singing "Finlandia" and "Kullervo" thus consisted of both KYL and Psaldo.

David Revilla Velasco dijo...

Upss! I didn't know aboth Psaldo in that concert!
This information wasn't included in the concert's program. I wrote a review:
http://sibeliusencastellano.blogspot.com/2009/01/kullervo-en-valladolid-crtica-del.html